sábado, 14 de diciembre de 2013

Transvaal Campeón Concacaf 1973: UNA CAMPAÑA HISTÓRICA CON IMPROVISADO FINAL

FOTO: Vrije Stem

En la tradición futbolística surinamesa Transvaal tiene una importante figuración, no sólo por la cantidad de títulos de liga, sino también por sus dos Copas de Campeones de la Concacaf logradas en 1973 y 1981.

Hemos querido revisar los grandes logros del cuadro albiverde, documentando de forma más prolija el contexto y datos que permitieron estas coronas. Para ello ha sido fundamental el registro del periódico Vrije Stem.

La primera ronda: SUBT de Curacao

La Copa de 1973 comenzó para Transvaal el 1 de julio en Willemstad enfrentando al equipo SUBT de Curacao. El resultado fue absolutamente alentador; derrotaron a los locales con un categórico 2-5, que le permitió llegar más tranquilo al partido de vuelta en Paramaribo.

Tras un primer tiempo sin goles, los locales tomaron la iniciativa y alcanzaron a estar 2-0 con goles marcados en los 49 y 55 minutos.

No obstante, Transvaal reaccionó a tiempo; a los 57 Korte marcó de tiro libre. Acto seguido, a los 59 Schal marcó el empate a 2 de penal, tras falta a Castillion.

Plantel que enfrentó a SUBT
FOTO: Vlije Stem
La efectividad se mantuvo; un cabezazo de Headley dejó la cuenta 2-3, y Schal repetiría de penal en el arco de SUBT, aumentando a 4 para Transvaal.

A los 73 minutos Klein cerraría la goleada 2-5.

Los goles no faltaron en el partido de vuelta en Paramaribo, ya que ese 9 de julio de 1973 Transvaal dejó la cuenta 4-1, asegurando la clasificación a segunda ronda. Klein abrió la cuenta a los 5 minutos y marcó la pauta de los que sería el resto del primer tiempo, con asedio permanente en la meta de Starsey, golero de SUBT. 

A los 55 minutos, comenzando la segunda etapa en un campo muy barroso, la delantera de SUBT aprovechó una desinteligencia de la defensa de Transvaal, y R. Toppenberg puso el empate transitorio.

El cuadro albiverde tuvo que esperar hasta el minuto 73 para desequilibrar la cuenta, mediante un cabezazo de Vanenburg tras centro de Castillion. El triunfo 4-1 lo sellarían el propio Castillion a los 84 y Schal a los 90.

El más duro escollo: Jong Colombia

El primer match de segunda fase fue ante Jong Colombia de Curacao (que eliminó a Robin Hood) en Paramaribo, con un apretado 2-1. El 22 de julio de 1973, bajo intensa lluvia, el portero de Transvaal Pengel se transformó en figura en los primeros minutos.

Sin embargo, a los 23 minutos los locales frenaron los intentos de Jong Colombia con tiro de media distancia de Klein que batió al meta Bernadina. Los 12 mil asistentes al Suriname Stadion se secaron la angustia y el agua.

FOTO: Vlije Stem
A los 37 Castillion aportaría a la calma marcando el 2-0 antes del descanso. Un marcador que siempre se ha considerado peligroso.

Los primeros instantes del segundo tiempo transcurrieron con relajo para Transvaal. Sólo un centro mal interceptado por Pengel terminó en gol de Martini para Jong a los 50 minutos.

Y aunque parecía que se abría una puerta al empate para la visita, el mal estado del campo de juego, junto a cambios ineficientes en Jong Colombia (principalmente la sustitución de Martini) despotenció el ataque y selló el 2-1 final para Transvaal.

En la vuelta en el Rifstadion de Willemstad un mes después, el 17 de agosto de 1973, se repitió el marcador 2-1 en favor de Trasvaal. Casi todo el encuentro el cuadro surinamés estuvo en desventaja de 1-0. Sólo en los últimos 5 minutos Headley y Schal dieron vuelta el marcador, con un hombre menos tras la expulsión de Bundel. Con sufrimiento Transvaal se clasificó a la semifinal.

14 goles en dos partidos

En el horizonte aparecía el campeón dominicano U. Católica, que fue batido inapelablemente en los dos partidos jugados en Paramaribo (30 de septiembre y 2 de octubre) por 8-0 y 6-0.

Imágenes del primer partido ante U. Católica
FOTO: Vlije Stem
Las cifras son elocuentes y dan cuenta de la superioridad de Transvaal. En el primer encuentro marcaron Schal (2), Klein (2), Monsanto, Korte, Headly y Northan.

El segundo partido en el Suriname Stadion Transvaal no fue piadoso y volvió a golear a Católica, esta vez por 6-0. Los goles fueron anotados por Klein (2), Schal, Headly, Del Prado y Vanenburg.

Se suponía que Transvaal disputaría la ronda final frente a los rivales de Norte y Centro América. No obstante, el retiro de Saprissa y Alajuelense (ambos de Costa Rica) transformaron la fase en una final en dos partidos con Devonshire de Bermudas (que había sido eliminado antes por Jong Colombia) para definir al campeón de la Concacaf.

Devonshire, el invitado de piedra

El invicto se mantuvo en los dos match jugados en la capital surinamesa; el primero, disputado el 8 de enero de 1974, fue 4-2 en favor de Transvaal.

El trámite del juego tuvo oportunidades para ambos equipos. Sin embargo, quienes desequilibraron fueron los locales; a los 18 minutos Schal abrió la cuenta en un mano a mano con el portero.
FOTO: Vlije Stem

Bundle pondría la segunda cifra con la que se fueron al descanso.

En el segundo tiempo, Devonshire buscó descontar, pero encontró en Grootfaam un pilar difícil de superar en la zaga. En tanto, a los 55 minutos Klein aprovechó una asistencia de Castillion y puso la cuenta 3-0. 

Pero esta situación no hizo bajar los brazos a Devonshire, que rápidamente se puso 3-2 con goles de Lambert a los 65 minutos y Darre a los 70. Esta alza de los de Bermudas hizo pensar en un empate.

Sin embargo, pronto surgió el genio de Castillion, que decidió la suerte del partido marcando el definitivo 4-2.

FOTO: Vlije Stem
El segundo match jugado el 10 de enero, fue 3-1 en favor de los albiverdes, que de esta manera se hiceron de su primer título internacional. Transvaal tuvo que salir al paso de las tempranas lesiones de Castillion y Monsanto. 

A esto hay que sumar que tras un error defensivo Devonshire se puso en ventaja con tanto de Lambert. 

Transvaal rápidamente tomó la iniciativa, y Klein se encargó de empatar el marcador. Casi al final de primer tiempo Schal dejó en ventaja a los albiverdes.

El segundo lapso fue de relativa calma para los locales, que con el gol de Vanenburg selló el triunfo 3-1, aseguró la primera copa internacional para el fútbol surinamés y sembró las esperanzas de jugar la Copa Interamericana contra Independiente de Argentina, compromiso que nunca se jugaría.

Información recopilada de Koninklijke Bibliotheek

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada